Así es la plantación experimental de pitaya más al Norte de la península

Así es la plantación experimental de pitaya más al Norte de la península

Nova 2

La pitaya o más conocida popularmente como fruta del dragón se adapta bien en el Norte. Originaria de ambientes tropicales o subtropicales, el cultivo de esta fruta exótica se ha ido extendiendo por otras zonas de diferentes continentes y su consumo se va popularizando por sus propiedades nutricionales y medicinales. A miles de kilómetros de esos espacios con temperaturas más cálidas se encuentra en Morás una plantación experimental de pitaya, la ubicada más al Norte de la Península Ibérica, al menos por las referencias de sus dueños. Bajo mil metros cuadrados de invernadero crecen en Xove 1.160 plantas de variedades diferentes con una temperatura que oscila entre los diez y los treinta grados. En esta esquina de A Mariña lucense, estos cactus no requieren el sombreo que sí precisan en otras partes de España.

Los trabajos en esta plantación experimental comenzaron en diciembre de 2019 y el cultivo comenzó en febrero del 2020 con esquejes enraizados de uno y de dos años. Cada ejemplar necesita de un tutor y de una espaldera para que reposen las ramas y hojas, explica Jorge Carballeira Tarrela, que junto con su hermano Marcos y su compañera Andrea González, impulsan esta iniciativa convencidos de las posibilidades de futuro que tiene este cultivo, conscientes de que explorar nuevos mercados tiene sus riesgos, pero ilusionados con darle una segunda oportunidad a tierras que no tenían producción.

En Morás han decidido que la altura de las plantas sea de 1,80 metros de altura, «para que se«para que sexan máis cómodas á hora de traballalas». Las plantas se disponen contrapeadas y a 45 centímetros de distancia, a modo de zig zag. El riego es por goteo. Carballeira asegura que este año ha sido intenso, laborioso, centrados en la plantación y en eliminar malas hierbas. Han compaginado formación continua y trabajo diario en el campo, y reconoce que les ha servido de gran apoyo el asesoramiento prestado desde O Rosal por Ángel Ferrero, de Pitayas de Galicia, un proyecto de investigación sobre la aclimatación y el cultivo de este fruto en la región.

Floración

Tanto Jorge como Marcos y Andrea saben de otras plantaciones de pitaya en suelo gallego, pero tenían dudas de cómo se daría en esta fértil tierra del Norte esta fruta que florece en los meses de verano. «As plantas están me«As plantas están medrando ben e algunhas variedades xa tiveron floracións cando aínda non as esperabamos», in, indica Jorge, que asegura que van a recoger cuatro frutos antes del tiempo previsto. Cuando iniciaron el proyecto estimaban que las primeras piezas de fruta las obtendrían en el verano de este 2021. El cuidado de las pitayas es un proceso laborioso. «Para conseguir froita hai que polinizar manualmente», un trabajo que hay que realizar en pocas horas, desde la caída del sol hasta el Más de mil plantas de la fruta del dragón crecen bajo invernadero en Xove amanecer: «É cuestión de horas. Tés que ter sempre polen dispoñible. Variedades autofértiles hai moi poucas».

Fruto

La conocida como fruta del dragón tiene forma ovalada. 

¿Cómo se consume?

La pitaya se come como cualquier otra fruta, en fresco, y se puede usar en batidos, helados, mermeladas, compotas... También se han iniciado experiencias usando la pulpa de esta fruta en la elaboración de cerveza. Algunas plantas ya florecieron antes de lo esperado. I. PRODUCIÓNS Así es la plantación experimental de pitaya más al Norte de la península.

Con la confianza de que la fruta se adapte como en su día hizo el kiwi

Carballeira confía en que el proyecto de cultivo en ecológico salga adelante y esta experiencia piloto se convierta en una plantación estable que surta de pitaya como producto de km O al mercado local, comarcal o gallego todavía poco abastecido de esta fruta que es aún una gran desconocida para la mayoría de la población. Tiene confianza en que alcance el mismo éxito que su familia tuvo y tiene con plantaciones de kiwi y de fresas, que comercializa Andrea González, gerente de Tropic Gaia, también a la venta en la plataforma Amar a Mariña. Jorge aspira a que la pitaya siga los pasos del kiwi en cuanto a aclimatación en Galicia y venta, y destaca sus propiedades nutricionales, además de su acción antiinflamatoria, su poder antioxidante, su alto contenido en agua o el poseer minerales como el fósforo, hierro o calcio, entre otras propiedades.

Fuente:

La Voz de Galicia: https://www.lavozdegalicia.es/noticia/amarina/xove/2021/01/02/plantacion-experimental-pitaya-norte-peninsula/00031609596776254731565.htm